viernes, 24 de junio de 2016

La lucha contra el cambio climático necesita un cambio de clima en la política

Alianza por el Clima (1) hace un llamamiento a los partidos políticos que acuden a las próximas elecciones para que incluyan entre sus prioridades la lucha contra el cambio climático con la urgencia y la magnitud que se necesita.

Las más de 400 organizaciones sociales, ecologistas, sindicales, de cooperación al desarrollo, de acción rural, de agricultores, vecinales, católicas y de consumidores unidas en Alianza por el Clima estamos percibiendo como el cambio climático pone en riesgo el trabajo que venimos haciendo desde hace años para preservar la calidad de vida de las personas y los ecosistemas, ya que el cambio climático agrava la degradación ambiental, la desigualdad, la exclusión y compromete la supervivencia de las generaciones futuras.

El actual modelo de desarrollo basado en un excesivo uso de recursos y la quema de combustibles fósiles, ha demostrado ser insostenible, y el cambio climático es el principal indicador que muestra esta insostenibilidad. Necesitamos un modelo de desarrollo justo y sostenible basado en el uso eficiente de los recursos  y en un cambio en la forma en que producimos la energía, haciendo una transición justa desde los combustibles fósiles hacia un modelo energético renovable y eficiente.Abordarlo de forma valiente y decidida genera oportunidades como crear empleo de calidad, reducir la dependencia de los combustibles fósiles, mejorar la calidad del aire, y mantener la riqueza natural de nuestros ecosistemas.

Retrasar la actuación conlleva mayores costes económicos, ecológicos y humanos, y reduce las posibilidades de adaptación en un país vulnerable como España donde la mayor frecuencia e intensidad de sequías, olas calor, precipitaciones impredecibles, etc. supondría afección a importantes sectores de nuestra economía como son el agrícola o el turismo.

En el Día de la Tierra, el gobierno en funciones de España firmó el Acuerdo Climático de París. Sin embargo, para que el objetivo de dicho acuerdo de “mantener el aumento de temperatura media mundial muy por debajo de 2ºC con respecto a los niveles preindustriales, y proseguir los esfuerzos para limitar este aumento a 1,5ºC” se transforme en realidad es necesario mucho más que una firma. Es necesario que la evidencia científica de la realidad que supone el cambio climático y las medidas necesarias para frenarlo,  impregnen todas las políticas, de forma que tanto la reducción de las emisiones que lo causan como la adaptación a los impactos que se producen, estén en el núcleo central de las políticas con competencias al respecto. También es clave la coordinación y coherencia de políticas, tanto entre los distintos ministerios como entre el gobierno central y las administraciones autonómicas y municipales.

Para contribuir de forma proactiva al debate, desde Alianza por el Clima proponemos “18 Medidas para la lucha contra el cambio climático”(2) que abarcan desde una Ley de cambio climático y transición energética justa y democrática, a promover el reconocimiento jurídico de los refugiados por el cambio climático, pasando por una Ley de movilidad sostenible, reforma fiscal con criterios sociales y ambientales, o financiación adecuada al Plan Nacional de Adaptación al cambio climático, entre otras. Esperamos que sean tenidas en consideración por los nuevos equipos ministeriales que se configuren a partir del 26 de Junio.

El papel que juegue el nuevo gobierno en la lucha contra el cambio climático y en la transición energética será clave, ya que decidirá el rumbo y el ritmo hacia el que se encaminará nuestro país. Tendrá que elegir si  apuntalar un sistema que ha demostrado su insostenibilidad y acabará cayendo de todas formas arrastrando con ello a muchas personas, o facilitar una transición ordenada hacia un modelo de desarrollo eficiente, renovable y justo que  defienda el interés de las personas y de las generaciones futuras, por encima de los intereses vinculados a las energías fósiles.

El cambio climático es un gran reto al que enfrentamos nuestra generación. Desde Alianza por el Clima estamos convencidos que es posible salir fortalecidos de la crisis económica y ambiental en que nos encontramos si afrontamos el desafío del cambio de paradigma hacia un modelo de desarrollo donde la economía y la política estén al servicio de las personas, y por ello nos hemos unido para aglutinar más apoyos.
Esperamos que el nuevo gobierno vaya en esta dirección y ofrecemos nuestra colaboración para ello.

Mar Asunción, Alianza por el Clima


1. Alianza por el Clima está formada por más de 400 organizaciones sociales, ecologistas, sindicales, de cooperación al desarrollo, de acción rural, de agricultores, vecinales, católicas y de consumidores integradas en  plataformas ciudadanas http://alianza-clima.blogspot.com.es/