Ir al contenido principal

Alianza por el Clima llama a la acción: “No queremos un verano perpetuo”

Con ocasión de la celebración de la 22ª Conferencia de Cambio Climático (COP22) estas semanas en Marrakech, con nuevos records de temperaturas extremas y de concentración de dióxido de carbono superior a las 400 partes por millón en la atmósfera en los últimos 15 meses, las organizaciones que conforman Alianza por el Clima dan  un nuevo toque de atención a los representantes políticos e informan a la ciudadanía. 

Flashmob No queremos un verano perpetuo

Alianza por el Clima ha realizado hoy sábado un Flashmob para plasmar su preocupación por la inacción política por parte del Gobierno español. Una veintena de activistas han montado una playa, en la céntrica plaza de Callao en Madrid, para visibilizar el aumento extremo de las temperaturas. En bañador, con cubos de arena, toallas y sombrillas la sociedad civil ha denunciado que la falta de compromiso llevará a España a un “verano perpetuo”, con graves consecuencias para la ciudadanía y la industria. 

El hecho de que este otoño las temperaturas hayan sido primaverales, es una señal más de alarma. El cambio climático está directamente relacionado con el actual modelo energético basado en combustibles fósiles, como el carbón, petróleo y gas, cuya quema libera a la atmósfera dióxido de carbono (CO2), el principal gas de efecto invernadero (GEI). Aunque se trata de un fenómeno global, los impactos del cambio climático son muy diversos  en distintas regiones del planeta. Dentro de la UE, España será uno de los países que se verá más afectado, por el aumento de temperaturas y la desertificación, con fenómenos meteorológicos de carácter extraordinario que se irán reproduciendo cada vez con más frecuencia. A pesar de tener toda la información sobre la mesa, el Gobierno de España demuestra su falta de compromiso y se aleja de la tendencia de la UE, con un repunte de las emisiones de gases de efecto invernadero, aumentando un 3,2% en 2015 respecto a 2014 y 18% respecto a 1990.

El Acuerdo de París, ya ratificado por 105 países que representan el 75% de las emisiones de GEI, que entró en vigor el 4 de noviembre, es el marco político internacional a través del cual los gobiernos asumen el compromiso colectivo de mantener el calentamiento global a largo plazo muy por debajo de los 2ºC; sin embargo, este acuerdo no contiene medidas concretas para cumplir con dicho objetivo. Las negociaciones internacionales que están teniendo lugar en Marrakech deben avanzar significativamente en la configuración de mecanismos que garanticen la mejora de la gobernanza internacional del clima, para limitar y revertir con eficacia y en magnitud suficiente el calentamiento global.

Alianza por el clima está formada por más de 400 organizaciones ecologistas, sindicales, de cooperación al desarrollo, ciencia e investigación y consumidores. “Podemos alcanzar medidas factibles y efectivas para la lucha contra el cambio climático y mejorar las condiciones de vida de la gente y el planeta”, señalan desde la plataforma.
  • Generación de energía: necesitamos un cambio de modelo energético, promoviendo el autoconsumo a través de energías renovables y la eficiencia y ahorro energéticos; dotar de fondos para I+D+i para el desarrollo de nuevas fuentes de energía renovable, abaratamiento de las existentes y mejora de la eficiencia energética.
  • Agricultura: avanzar hacia la soberanía alimentaria; apoyo a la agricultura ecológica y de proximidad, para evitar las emisiones producidas por su transporte, así como el uso agrotóxicos.
  • Lucha contra la sequía: mejorar la eficiencia del ciclo del agua; promover un consumo responsable; proclamar la igualdad universal en el acceso al agua de calidad (como establece la ONU en sus objetivos del milenio).
  • Transporte: implementar programas de movilidad urbana que fomenten el uso del transporte público, la pedanía y la bicicleta. Promover la alta ocupación de vehículos particulares y discriminar entre categorías según sus emisiones.

Entradas populares de este blog

Justicia Climática y energética ya: exigimos Acción

Manifiesto 12 N   Descargalo en: Asturianu, Castellano , Catalá , Galego Estamos viviendo una profunda crisis donde a la situación de emergencia climática se suma ahora una continua escalada de precios e incertidumbres por la dependencia de los combustibles fósiles. Además, a la injusticia climática que supone que los menos responsables del problema sean los que sufren las consecuencias de manera más acusada, se suma ahora la injusticia energética, donde los oligopolios están teniendo beneficios extraordinarios mientras la ciudadanía nos empobrecemos. Hacemos un llamamiento a los gobiernos para acelerar la transición energética hacia un modelo eficiente, justo, democrático y renovable; que proteja a las personas más vulnerables y garantice el acceso a un medio ambiente limpio y sano, declarado recientemente como un derecho humano universal por la Asamblea General de Naciones Unidas. “El retraso en la acción climática significa muertes''. Así valoraba Antonio Guterres, Secretar

Manifiesto de Alianza por el Clima

  ¿Quiénes somos?   Alianza por el Clima nació a principios de 2015, en el marco de los debates e iniciativas previas a la COP21 que dieron lugar al acuerdo de París del mismo año, ratificado por prácticamente todos los estados del mundo, incluida España.  Su propósito fundacional fue la movilización de la sociedad española en la lucha contra el cambio climático y quedó configurada por un amplio abanico de organizaciones y colectivos ecologistas, sociales, sindicales, de cooperación al desarrollo, vecinales, agrarias, de desarrollo rural, de consumo o feministas.

Alianza por el Clima rechaza la inclusión del gas y la nuclear en las ‘inversiones sostenibles’ de la UE

La Comisión Europea envió el pasado 31 de diciembre un nuevo documento con su clasificación de inversiones sostenibles donde se incluyen el gas y la energía nuclear como actividades “verdes”. Alianza por el Clima rechaza la inclusión de estas actividades, ya que impediría alcanzar los compromisos climáticos de la Unión Europea y restaría recursos económicos para el despliegue de las renovables y de las medidas de ahorro y eficiencia energética.