Ir al contenido principal

La ciudadanía madrileña también vota por una gestión adecuada de sus residuos

La gestión de los residuos municipales, elemento clave para un Madrid 100 % sostenible

Alianza por el Clima solicita a la ciudadanía que vote sí a la propuesta del Ayuntamiento de Madrid por un Madrid 100 % sostenible, vigente hasta el domingo 19, para lograr una ciudad llena de calidad de vida y un entorno habitable.


Las organizaciones de la sociedad civil plantean 14 propuestas de mejora dentro de Madrid 100 % Sostenible, que puede votar la ciudadanía madrileña a través de DecideMadrid.es. Una de ellas, especialmente relevante a nivel municipal, es la gestión de residuos. Pero cómo lograr una gestión eficaz de los residuos. Para esto es necesario replantearse no solo la gestión de residuos, sino su generación y, por tanto, sus causas, en definitiva poner en valor  las famosas “3 R, Tres Erres".

 Reducir. Una ciudad que genera pocos residuos es más eficiente. Una ciudad con tiendas a granel de productos locales y de temporada, con menos envases, tiendas de segunda mano, centros de trueque e intercambio o comercios locales que planten cara a la moda de usar y tirar, entre otras medidas, consigue evitar el consumo desmesurado de recursos naturales, a la vez que genera menos desperdicios.

Reutilizar. Los puntos limpios deben evolucionar y sacar partido a todos los productos que por allí pasan. No puede ser que se limiten a ser fosos donde se tiran los productos sin más para que queden destrozados e inservibles. ¿Por qué hay que tirar el microondas si todavía funciona? Existen muchos ejemplos de prácticas municipales de reutilización, solo hay que adaptarlas a Madrid.

Reciclar. Casi la mitad de la basura que se recoge en la ciudad está compuesta por restos orgánicos. Hasta ahora solo se destinan a vertedero o incineradora, cuando son recursos útiles. Es necesario recuperar el valor de la materia orgánica a través del compostaje, una solución sencilla, valiosa para los suelos madrileños y baja en emisiones de carbono. A su vez es inevitable mejorar el reciclaje de envases. Existen medidas que mejoran los sistemas actuales, como devolver los envases de bebida a los comercios, el sistema de retorno, el cual nos permitiría avanzar hacia la reutilización. A su vez, para continuar mejorando es clave analizar el resto de la basura con el fin de reciclar el máximo tipo de residuos. Aquellos productos no reutilizables ni reciclables deberán salir de los mercados, o pagar un elevado coste por su impacto en nuestra ciudad.

La gestión adecuada de los residuos tiene un  gran impacto medioambiental en la ciudad: la planta de Valdemingómez es motivo de polémica desde hace años, si se pusieran en marcha medidas valientes de prevención, reutilización y recogida selectiva de la materia orgánica para compostaje sería posible prescindir en el corto-medio plazo de la planta incineradora de Valdemingómez, cuyas emisiones afectan negativamente al cambio climático y a la calidad del aire de la población."

La gestión de los residuos supone un gran desembolso de las arcas municipales. El dinero de la ciudadanía madrileña podría destinarse no solo a mejorar la gestión de residuos, sino a crear empleo verde y de calidad, en vez de contribuir al desperdicio material y económico, así como al cambio climático. Alianza por el Clima pide a la ciudadanía que vote por ese Madrid 100 % sostenible

Entradas populares de este blog

Manifiesto de Alianza por el Clima

  ¿Quiénes somos?   Alianza por el Clima nació a principios de 2015, en el marco de los debates e iniciativas previas a la COP21 que dieron lugar al acuerdo de París del mismo año, ratificado por prácticamente todos los estados del mundo, incluida España.  Su propósito fundacional fue la movilización de la sociedad española en la lucha contra el cambio climático y quedó configurada por un amplio abanico de organizaciones y colectivos ecologistas, sociales, sindicales, de cooperación al desarrollo, vecinales, agrarias, de desarrollo rural, de consumo o feministas.

Ante la emergencia climática que YA sufrimos: Soluciones y no declaraciones

Ante la emergencia climática que YA sufrimos: Soluciones y no declaraciones Nosotras, las personas afectadas por el cambio climático nos levantamos y manifestamos por nuestra vida en un entorno digno y sano. Exigimos a los gobiernos locales, autonómicos, nacionales e internacionales que cumplan con su deber de proteger la vida y el futuro de todas las personas. Exigimos una respuesta suficiente y adecuada contra la crisis climática que atravesamos, a través de una transformación sin precedentes que ponga en el centro a las personas, la ciencia, la salud, la reducción de las desigualdades y la justicia climática. El año 2023 se ha convertido en el año más caluroso de la historia de la humanidad, y tras otro año 2022 de récords sin precedentes, los efectos del cambio climático ya impactan de forma desastrosa a millones de personas en nuestro territorio y en el resto del planeta. Las olas de calor, las sequías extremas, las lluvias torrenciales, los incendios forestales… están causando m

15S ¡Descarbonización Ya! Rápida, justa y definitiva

  ¡Descarbonización Ya! Rápida, justa y definitiva Las principales organizaciones y colectivos climáticos exigen el fin del uso de los combustibles fósiles de forma justa, rápida y definitiva El manifiesto presentado por las organizaciones firmantes pone de nuevo importantes demandas para que se produzca esta necesaria transición a un mundo dentro de los límites planetarios El próximo 20 de septiembre Naciones Unidas celebrará en Nueva York una cumbre sobre ambición climática. Un nuevo diálogo en el que la comunidad internacional sigue sin ser capaz de lograr cambios efectivos capaces de limitar el incremento de la temperatura global por debajo de 1,5 ºC. Ante esta cumbre, Fridays for Future-Juventud por el Clima, Alianza por el Clima, han decidido hacer suyo el llamamiento internacional para exigir poner fin al uso de los combustibles fósiles de manera rápida, justa y definitiva. Las organizaciones firmantes señalan que las emisiones mundiales siguen creciendo, a pesar de los eventos