Ir al contenido principal

Exigimos mayor participación en el proceso de revisión del PNIEC

  • Ante las jornadas de trabajo convocadas por el Ministerio para las Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO) sobre la actualización del  Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC), Alianza por el Clima señala que se requiere más participación.
  • En el actual contexto de crisis climática es más necesario que nunca un debate amplio y abierto con todos los sectores de la sociedad para elevar el nivel de ambición climática.
  • Alianza por el Clima reitera al MITECO la exigencia de contar con la sociedad no de manera nominal sino efectiva y real.


Ante la próxima revisión del Plan Nacional de Energía y Clima (PNIEC) que el Gobierno de España deberá enviar a la Comisión Europea, las organizaciones de Alianza por el Clima ya manifestaron la necesidad de una participación real y de calidad de la sociedad para negociar de manera colectiva la hoja de ruta de las políticas públicas en materia climática. En opinión de la alianza, aunque el gobierno realizó una consulta previa durante el verano pasado, este proceso  fue limitado e insuficiente para abordar los múltiples aspectos que esta revisión de la estrategia climática debería tener.

Un comunicado que también insistía en la necesidad de una participación real y efectiva de la sociedad para establecer de manera colectiva la hoja de ruta de las políticas públicas en materia climática, que permita la inclusión de nuevas propuestas y medidas. Sin embargo, el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO) ha convocado una jornada de trabajo que se celebra el 27 de abril, con un formato cerrado de público, a la que se ha invitado a intervenir a una amplísima representación de los sectores empresariales, pero del ámbito social únicamente a las organizaciones ecologistas y no, por ejemplo, a los sindicatos, organizaciones agrarias, consumidores u ONG de desarrollo. Unas jornadas que tendrán el formato de panelistas y público en el que apenas existe espacio real para el debate.

En el actual contexto de crisis climática acelerada, en el que la comunidad científica advierte que no estamos desarrollando a ritmo suficiente las reducciones de emisiones necesarias para frenar el calentamiento global, es más necesario que nunca un debate amplio y abierto con todos los sectores de la sociedad para determinar el nivel de ambición necesaria en esa reducción de emisiones para 2030 y para la reformulación de las medidas que sean necesarias para alcanzar esos objetivos. Se trataría de abrir un debate público multinivel con todas las partes interesadas que negocien de manera colectiva la hoja de ruta de la política climática para los próximos años.

Ese proceso de debate debería establecerse en primer lugar a través del órgano de participación que existe para ello, el Consejo Nacional del Clima. Pero existen otras muchas alternativas desde la formación de grupos de trabajo temáticos, hasta definir procesos más amplios, abiertos a todos los sectores sociales y al conjunto de la ciudadanía, como por ejemplo mesas de trabajo que preparen conclusiones sobre el refuerzo de la ambición climática y el tipo de medidas a desarrollar.

Este tipo de procesos de consulta y debate se han articulado ya respecto a otras políticas como, por ejemplo, la PAC, y han sido planteadas también por la propia Asamblea Ciudadana del Clima que puso en marcha el MITECO y que formuló en 2022 recomendaciones sobre la necesidad de procesos participativos para las políticas de mitigación y adaptación al cambio climático (recomendación nº 85).

Alianza por el Clima reitera al MITECO la exigencia de que para involucrar a la sociedad en la mitigación del cambio climático hay que contar con ella no de manera nominal sino efectiva y real, y le invita a reconducir esta dinámica iniciando un proceso de participación más amplio y profundo antes de presentar el borrador el próximo 30 de junio.





Entradas populares de este blog

Justicia Climática y energética ya: exigimos Acción

Manifiesto 12 N   Descargalo en: Asturianu, Castellano , Catalá , Galego Estamos viviendo una profunda crisis donde a la situación de emergencia climática se suma ahora una continua escalada de precios e incertidumbres por la dependencia de los combustibles fósiles. Además, a la injusticia climática que supone que los menos responsables del problema sean los que sufren las consecuencias de manera más acusada, se suma ahora la injusticia energética, donde los oligopolios están teniendo beneficios extraordinarios mientras la ciudadanía nos empobrecemos. Hacemos un llamamiento a los gobiernos para acelerar la transición energética hacia un modelo eficiente, justo, democrático y renovable; que proteja a las personas más vulnerables y garantice el acceso a un medio ambiente limpio y sano, declarado recientemente como un derecho humano universal por la Asamblea General de Naciones Unidas. “El retraso en la acción climática significa muertes''. Así valoraba Antonio Guterres, Secretar

Manifiesto de Alianza por el Clima

  ¿Quiénes somos?   Alianza por el Clima nació a principios de 2015, en el marco de los debates e iniciativas previas a la COP21 que dieron lugar al acuerdo de París del mismo año, ratificado por prácticamente todos los estados del mundo, incluida España.  Su propósito fundacional fue la movilización de la sociedad española en la lucha contra el cambio climático y quedó configurada por un amplio abanico de organizaciones y colectivos ecologistas, sociales, sindicales, de cooperación al desarrollo, vecinales, agrarias, de desarrollo rural, de consumo o feministas.

Alianza por el Clima exige mayor y mejor participación social para un PNIEC ambicioso y alineado con la ciencia

Alianza por el Clima exige que para realizar esta actualización del PNIEC es necesario un debate amplio y abierto, con perspectiva de género, sobre cuáles son los objetivos necesarios y acordes con la ciencia de reducción de las emisiones de carbono que deberían incluirse. Recuerda que, según el Informe de Síntesis de Naciones Unidas, se debe establecer una reducción global de las emisiones del 7,6% anual en esta década, que debería situar en 2030 las emisiones españolas en una reducción en torno al 55% con respecto a los niveles de 1990. Alianza por el Clima señala una serie de recomendaciones sectoriales, destacando que para garantizar un adecuado plan es imprescindible incluir todos los sectores emisores desde una mirada interseccional y ecofeminista. Ante la próxima revisión del Plan Nacional de Energía y Clima (PNIEC) que el Gobierno de España deberá enviar a la Comisión Europea, las organizaciones de Alianza por el Clima demandan una participación real y de calidad de la sociedad